NAPERTUM Zientzia kalean / Ciencia en la calle
88
Ra
estado: Sólido
Nombre

RADIO

EL RAYO DE LOS CURIE. LUCHA CONTRA EL CÁNCER.
Radio. El rayo de los Curie. Lucha contra el cáncer.

El radio es un elemento descubierto en 1898 por Marie Skłodowska-Curie y su marido Pierre. Debe su nombre al latín radius, que significa rayo.

El radio es extremadamente radiactivo, un millón de veces más que el uranio. Y, sin embargo, hubo una época, a principios del siglo XX, en que el radio se puso de moda, hasta el punto de que se usaba radio para todo.

Por ejemplo, las sales de radio se promocionaron como una cura para todo, desde la ceguera hasta la depresión. Hasta el punto de que se creó el Radium Palace Hotel: un balneario… radioactivo. Empezó a añadirse radio al agua mineral, los dentífricos, las cremas cosméticas y hasta el chocolate. La gente jugaba a la ruleta del radio e iba a bailes de radio. Las "modelos de radio" posaban con vestidos luminosos. Hubo mantequilla Radium, cigarros Radium, cerveza Radium, chocolate Radium, condones Radium, supositorios Radium y gelatina contraceptiva Radium. También se administraba radio en el pienso de las gallinas para que los huevos se incubaran solo, incluso, por qué no, que incluso se cocieran solos.

En la década de 1930 ya era absolutamente evidente que, a pesar de toda la moda, el radio era un grave peligro para salud.

El origen popular del “brillo verde” radioactivo surgió justo aquí, cuando se descubrió que la pintura adquiría luminosidad si se le añadía un poco de radio. Entonces se puso de moda decorar las esferas de los relojes y las paredes con esta mezcla. En realidad, sin embargo, lo que brillaba no era el radio sino su reacción con el cobre y el zinc de la pintura, que originaba un fenómeno llamado “radioluminiscencia”. Las llamadas “chicas del radio”, que trabajaban en las fábricas aplicando capas de pintura con radio a los relojes, sin embargo, murieron de cánceres faciales que les desfiguraban el rostro: al parecer, chupaban los pinceles mientras trabajaban. Y en 1934, la propia Marie Curie falleció de anemia, como consecuencia de haber manipulado durante años la sustancia que había descubierto.

A pesar de todo, la gente continuó venerando el radio hasta que el público empezó a posicionarse en contra de las armas nuclares y la potencia nuclear se hizo mayor en la década de 1960.

En la actualidad, el empleo del radio se halla restringido a las clínicas radiológicas. Permite la lucha contra determinados tumores malignos (“radioterapia destructiva”) y también alteraciones de tipo inflamatorio o de tipo degenerativo, especialmente en la piel, algunos órganos internos y articulaciones.


Grupo
2
Periódo
7
Bloque
S
Categoría
metales alcalinoterreos