NAPERTUM Zientzia kalean / Ciencia en la calle
82
Pb
estado: Sólido
Nombre

PLOMO

DESDE EL ÉXODO. COPO BLANCO. DEFRUTUM ROMANO: DULCE PERO PELIGROSO SABOR.
Plomo. Desde el Éxodo. Copo blanco. Defrutum romano: dulce pero peligroso sabor.

El plomo puro más antiguo, hallado en Turquía, fue trabajado por los fundidores de hace más de 8.000 años. Se le menciona desde el Éxodo.

Los romanos fueron los primeros en explotar el plomo a escala industrial.

Núcleos de hielo en Groenlandia contienen rastros de polvo de plomo de hace 2.000 años, transportados por el viento desde las gigantes fundiciones romanas.

El plomo tuvo múltiples usos durante el Imperio Romano, como en la construcción de acueductos y cañerías para el agua.

El carbonato de plomo, por ejemplo, sirvió como pintura barata y duradera desde tiempos antiguos.

Conocido actualmente como "copo blanco" era valorado por antiguos maestros como Rembrandt por la resolución de su color y los bellos contrastes que aportaba a sus pinturas al óleo.

Entre tanto, los fabricantes de vidrio aprendieron que si añadían óxido de plomo lograban darle brillo a objetos como decantadores de vino, porque el plomo refracta la luz a través de un arco más amplio.

El plomo se disuelve lentamente en el vino. Lo llamativo es que obtienes un componente que se empezó a conocer como 'el azúcar del plomo’. El problema es que el plomo es tóxico.

La gota -un sello de la nobleza inglesa en el siglo XVIII- puede ser causada por el envenenamiento por plomo.

Esta enfermedad inducida por el plomo también fue muy familiar para los romanos. Ellos la asociaban con el lúgubre dios Saturno, que se comió a sus propios hijos.

La conexión era acertada. Una exposición crónica al plomo causa depresión, dolores de cabeza, agresividad y pérdida de memoria.

También puede causar esterilidad y algunos sugieren que esto explica el fracaso común de los aristócratas romanos, como César Augusto, a la hora de producir un heredero natural.

Se cree que Los romanos pudieron ser envenenados por el plomo presente en las cañerías, o también por su presencia en monedas, cazuelas y platos, así como en pinturas y cosméticos.

Sin embargo, la fuente más probable fue -una vez más- el vino, especialmente un edulcorante y conservante que los romanos llamaban sapa o defrutum.

Los romanos hervían jugo de uvas en cazuelas de plomo para extender la vida de los vinos porque los recipientes de bronce sueltan polvo de cobre, que tiene un sabor desagradable.

Si se analizan los huesos en antiguos cementerios romanos se observa que contienen niveles de plomo tres veces más altos que el límite moderno de seguridad recomendado por la Organización Mundial de la Salud.

La pregunta de si esto contribuyó a la aparente locura de emperadores como Calígula o Nerón y al eventual colapso del Imperio sigue siendo tema de debate entre académicos clásicos.


Grupo
14
Periódo
6
Bloque
P
Categoría
metales postransicionales