NAPERTUM Zientzia kalean / Ciencia en la calle
74
W
estado: Sólido
Nombre

WOLFRAMIO

IDEAL PARA ILUMINAR Y DEVASTAR. ESPUMA DE LOBO.
Wolframio. Ideal para iluminar y devastar. Espuma de lobo.

Fue su densidad lo que le dio su nombre, o uno de ellos: viene del sueco tung sten, piedra pesada. Así lo llamó el mineralogista sueco Axel Fredrik Cronstedt, descubridor del níquel, en su libro "Ensayos de Mineralogía" de 1758.

Pero ni Cronstedt -ni otros científicos a los que se les atribuye a veces el descubrimiento- aisló el elemento, sino que intuyó su presencia: fueron los españoles Juan José y Fausto Delhuyar Lubice quienes lo lograron en 1783 y ellos lo nombraron wolframio.

¿De dónde viene wolframio? Del alemán wolf, que significa "lobo", y rahm, "nata o baba". Algunas versiones de la historia dicen que se debe a que los mineros del medievo creían que el demonio encarnado en lobos contaminaba con sus babas la casiterita, que encontraban corroída por el ácido de algo que no conocían y que resultó ser wolframita. Otras dicen que es un término peyorativo -mugre de lobo- pues, como no se podía usar hasta hace relativamente poco, no tenía mucho valor.

Un detalle más: los hermanos Delhuyar realmente lo nombraron volframio pues en esa época no se usaba la W en español (sólo entró oficialmente en el alfabeto en 1969).

Cierto es que el wolframio tiene un nombre mucho más antiguo. En 1556, el mineralogista alemán Georgius Agricola descubrió un mineral que se encontraba entre el mineral de estaño y lo corroía completamente, dejando una espuma. Debido a esta característica se decía que el estaño desaparecía como comido por un lobo, por lo que a este mineral se le llamó wolframita, de «espuma de lobo» o «wolf rahm», en alemán.

Es un metal ideal para iluminar y devastar. Es increíblemente denso, asombrosamente duro y tiene el punto de fusión más alto de todos los elementos químicos.

Los filamentos de tungsteno nos fueron muy útiles durante un siglo pero la verdad es que siempre fueron mejores para producir calor que luz; en algunas bombillas el 97% de la energía se perdía en forma de calor. Es por eso que las bombillas ahora están siendo reemplazadas por las mucho más eficientes bombillas fluorescentes compactadas, diodos emisores de luz y otras tecnologías.

Los filamentos hechos con este metal generan rayos X que nos dieron la oportunidad de ver dentro de nuestro cuerpo y huesos.

También se usa en las puntas emisoras de los cañones de electrones que nos permiten examinar con microscopios de electrones objetos tan diminutos como las moléculas.

Además, es la soldadura que mantiene enteros a los barcos, aviones y puentes, que nos llevan lejos de nuestro entorno.

Se usa en los vibradores de nuestros móviles, las pesas para los aparejos de pesca, las bolas de los bolígrafos y las puntas de los dardos profesionales.

Las extraordinarias propiedades del tungsteno han llevado al desarrollo de un tipo de misiles que funcionan sin explosivos.

El bombardeo cinético implica disparar lo que son, en efecto, lanzas de wolframio a velocidades increíbles en dirección al blanco. Pueden penetrar gruesas armazones de acero y causar una devastación aterradora, pero muy localizada.

Todos esos usos militares e industriales explican la razón por la que muchas naciones clasifican al wolframio como un recurso estratégico.

Por desgracia, ésta es la cara más oscura del wolframio y es que forma parte de los llamados minerales de sangre. Su destino suele ser Europa y, a menudo, su origen son zonas en conflicto, donde grupos armados se dedican a crear redes de extracción, emprender guerras por asegurarse el control de las minas y enriquecerse con el contrabando de estas materias. El Parlamento Europeo ha suscrito un manifiesto para excluir los minerales procedentes de zonas de conflicto del mercado de la Unión Europea cuya procedencia y métodos de extracción no puedan ser comprobadas. Todo ello para garantizar que los productos que se comercialicen en la UE no terminen alimentando violaciones de los derechos humanos en las zonas de conflicto.


Grupo
6
Periódo
6
Bloque
D
Categoría
metales de transicion