NAPERTUM Zientzia kalean / Ciencia en la calle
61
Pm
estado: Sólido
Nombre

PROMETIO

RADIACTIVO. INESTABLE. LUMINISCENTE. TIERRAS RARAS.
Prometio. Radiactivo. Inestable. Luminiscente. Tierras raras.

La existencia del prometio fue predicha por Branner en 1902. Diversos grupos reivindicaron haber producido el elemento, pero no pudieron confirmar sus descubrimientos debido a la dificultad para separar el prometio de otros elementos. La prueba de la existencia del prometio fue obtenida por Jacob A. Marinsky, Lawrence E. Glendenin y Charles D. Coryell en 1944.

El nombre del prometio proviene del griego Prometheus, nombre de una figura mitológica muy particular, quien robó el fuego a los dioses y se lo enseñó secretamente a los Hombres, razón por la cual fue condenado por Zeus a un eterno y agónico castigo.

Pertenece entonces al grupo de los elementos conocidos como los “lantánidos” o las “tierras raras” y sus propiedades son muy similares a las del resto de los lantánidos, destacando su alta radiactividad e inestabilidad. Puede generar rayos X de alta potencia.

Las sales del prometio emiten un brillo que va de un característico azul blancuzco a un verde pálido en la oscuridad.

Este elemento sólo puede producirse de forma artificial y aunque no se encuentra en la corteza terrestre, abunda en la constelación de Andrómeda.

Curiosamente el uso más cercano a los hogares que se le puede encontrar al Prometio, data ya de fechas algo antiguas. Los primeros marca pasos contenían Prometio aunque para la actualidad se ha visto descontinuada esta practica.

Suele usarse este elemento como material para construir objetos espaciales tales como sondas espaciales, algunos cohetes y satélites. En los casos mencionados se emplea como fuente de energía alternativa.

Su uso más común es en la rama industrial por sus características radiactivas. Es usado como fuente de energía en distintos medidores y también como componente en células de fotoelectricidad.


Grupo
7
Periódo
9
Bloque
F
Categoría
metales Lantanidos