NAPERTUM Zientzia kalean / Ciencia en la calle
51
Sb
estado: Sólido
Nombre

ANTIMONIO

DELINEADOR DE OJOS EN EGIPTO. CALICES VOMITORII, EN ROMA.
Antimonio. Delineador de ojos en Egipto. Calices vomitorii, en Roma.

No existe con certeza un punto de origen en el descubrimiento del antimonio. Sin embargo, en el viejo testamento se refleja su uso cuando quizás se encontrara en estado compuesto y se generara una confusión con sulfuros.

Los romanos lo llamaban Stibium. Sus propiedades fueron establecidas por un alquimista alemán llamado Basil Valentine en el año 1.450, a quien se le atribuye su descubrimiento.

Parece que los egipcios fueron los primeros en utilizar este elemento en su día a día. En su caso molían estibina, un mineral que se forma por la combinación de antimonio con azufre en el interior de depósitos hidrotermales, para producir un pigmento negro que utilizaban para delinear el contorno de sus ojos.

Las llamadas copas antimoniales eran muy populares en la antigua Roma. Conociendo su nombre en latín, calices vomitorii, es fácil deducir que se trataba de unas copas hechas de antimonio que hacían vomitar al beber de ellas. “Gracias” a estas copas, los romanos eran capaces de dar rienda suelta a su gula en los banquetes sin miedo a reventar: cuando estaban tan llenos que no podían comer más, daban un trago a sus copas de antimonio y hacían sitio para más comida. La costumbre podría haber tenido sus riesgos porque, al parecer, el efecto emético de una sola copa podría haber provocado hasta tres muertes durante el siglo XVII en Inglaterra.

La cantidad de antimonio que se disolvía y absorbía durante este proceso era minúscula, así que la pastilla salía prácticamente intacta por el otro extremo del sistema digestivo. La masa de metal se desgastaba tan lentamente que los miembros de una misma familia solían utilizar la misma pastilla durante toda su vida e incluso la pasaban a la siguiente generación. Era bastante popular como un remedio para el malestar intestinal.

De hecho, se cree que la exposición crónica a este elemento podría haber contribuido a la muerte de Napoleón, ya que sus médicos se lo administraban a menudo en forma de enemas para aliviar las náuseas y vómitos que padecía con frecuencia.

En la actualidad, este elemento se utiliza principalmente en la forma de trióxido de antimonio como retardante de las llamas y, aunque el plomo se utiliza cada vez menos debido a su toxicidad, se ha mezclado con antimonio durante mucho tiempo para aumentar su dureza. Pero, más importante aún, con la llegada de los circuitos integrados y la demanda de materiales semiconductores, el antimonio ha encontrado un nuevo nicho como elemento dopante en los microchips y procesadores que llevan nuestros dispositivos electrónicos.


Grupo
15
Periódo
5
Bloque
P
Categoría
Metaloides