NAPERTUM Zientzia kalean / Ciencia en la calle
28
Ni
estado: Sólido
Nombre

NÍQUEL

EXPULSADO DE LAS SUPERNOVAS. DEGRADADO A MONEDAS.
Níquel. Expulsado de las supernovas. Degradado a monedas.

Es uno de los elementos expulsados de las supernovas al explosionar.

Antiguamente era relativamente común el cuproníquel, una mezcla de cobre y níquel que puede obtenerse artificialmente pero también puede aparecer al extraer cobre de algunas rocas que también contienen níquel. Los antiguos chinos lo llamaban cobre blanco, pues no tenía el color rojizo del cobre, y con él producían un bronce que era mejor que el bronce normal. También hemos encontrado cuproníquel en algunos bronces del Oriente Medio del tercer milenio antes de nuestra era.

Aunque es más raro, también puede encontrarse níquel aleado con hierro, lo que en tiempos antiguos era aún más maravilloso, pues era posible producir armas y armaduras incomparables con las que podían forjarse de manera normal en la época. Es más raro porque sólo sucede al toparse con restos de un meteorito de tipo M.

En la Edad Media, los mineros alemanes obtenían muy a menudo cobre a partir de rocas rojizas. Sin embargo, a veces se encontraban rocas de este tipo que, al calentarlas y realizar con ellas el proceso habitual para aislar el cobre, resultaban no contener cobre alguno. Hoy sabemos que aquellas rocas no contenían cobre, pero en aquella época la explicación era la magia.

Estas rocas habían contenido cobre, como era evidente por su apariencia, pero no eran ya ese metal, Kupfer en alemán, puesto que un espíritu malicioso había transformado el metal en otra cosa inútil. Los mineros llamaban al espíritu Nickel, y a las rocas resultantes, Kupfernickel, algo así como “cobre del Níquel”, donde el Níquel era el maldito bicho que transformaba mágicamente una roca útil y valiosa en algo inútil. Poco podían imaginar ellos que el Kupfernickel no contenía Kupfer en absoluto, sino que era arseniuro de níquel (NiAs), y que no sólo no era inútil sino que era una roca mucho más valiosa que aquellas de las que obtenían el cobre.

Hubo que esperar hasta 1751 para descubrir el secreto del Kupfernickel. El responsable fue un sueco, el barón Axel Fredrik Cronstedt, químico y mineralogista sueco que trabajaba para la Oficina de Minas de Suecia. Cronstedt se hallaba intentando extraer el cobre del Kupfernickel cuando consiguió aislar un metal de color plateado, bastante similar a la plata aunque con ligeros tintes dorados: el níquel, que debe su nombre a las criaturas mágicas con capacidades alquímicas.

El níquel es actualmente utilizado para acuñar monedas como sustituto de la plata, ya sea íntegramente realizadas con este metal o con alguna aleación, como es el caso de las monedas de 1 y 2 euros que son de níquel-latón en el exterior y cuproníquel (aleación de cobre y níquel) en su interior.

Además de esto, se suele unir al hierro para producir acero inoxidable y así fabricar utensilios de cocina, cubiertos, herramientas, faros de coches, joyas e incluso relojes.

Existen gran cantidad de automóviles híbridos que usan el metal níquel para las baterías de hidruro de níquel, que van almacenando la energía capturada de los frenos regenerativos.


Grupo
10
Periódo
4
Bloque
D
Categoría
metales de transicion