NAPERTUM Zientzia kalean / Ciencia en la calle
22
Ti
estado: Sólido
Nombre

TITANIO

LIGERO, TENAZ, RESISTENTE A LA CORROSIÓN Y BELLO. PARAMAGNÉTICO. AEROESPACIAL.
Titanio. Ligero, tenaz, resistente a la corrosión y bello. Paramagnético. Aeroespacial.

El titanio es un metal abundante, interesante y mágico. Su desafortunado descubridor fue el clérigo inglés William Gregor, que además de sacerdote era mineralogista aficionado. Gregor calcinó, descompuso e hizo reaccionar casi cualquier mineral que caía en sus manos, y uno de ellos era particularmente interesante; se trataba de la ilmenita, que llegó a sus manos en forma de arena negruzca en un arroyo del valle de Manaccan en 1791. En ella, Gregor detectó óxido de hierro, algo nada sorprendente… y, al calcinarla, un residuo extraño: un polvo de una blancura deslumbrante, que el científico identificó correctamente como un óxido de algún metal, pero se vio completamente incapaz de identificar de qué metal se trataba, ya que no coincidía con las propiedades de ningún óxido metálico conocido. Llamó al posible nuevo elemento manaccanita.

Martin Heinrich Klaproth “redescubrió” el elemento en 1795, ignorante del descubrimiento anterior de Gregor. Detectó un nuevo metal en rutilo procedente de Hungría, y le dio el nombre de titanio en honor a los titanes de la mitología griega, aunque el nombre resultó muy apropiado dadas las maravillosas características que resultó tener el nuevo elemento.

Es extremadamente ligero, resistente e inmune a la corrosión. Se trata de un metal casi mitológico. Es un metal “tecnológico”, en el sentido de que hace falta una tecnología relativamente elevada para poder emplearlo en la práctica.

El dióxido de titanio se emplea para una miríada de usos diferentes, poco espectaculares pero muy prácticos, como la pasta de dientes o la crema solar.

También se usa, aunque en cantidades mucho menores, para muchas otras cosas que anteriormente se hacían con metales más terrenales: bicicletas, coches, palos de golf, etc.

Además, es un componente de calidad extraordinaria de herramientas quirúrgicas, prótesis, implantes dentales y una multitud de aplicaciones similares.

Pero la fama actual del titanio se debe fundamentalmente a sus propiedades en aleaciones, dentro de la industria aeroespacial, por ejemplo. Del titanio metálico empleado cada año, casi dos terceras partes se destinan a construir aviones, helicópteros, cohetes y misiles.

Algo parecido sucede en la construcción de barcos, submarinos y similares: no sólo es un metal ligero y resistente, sino que su resistencia a la corrosión en agua salada lo hace también casi inmejorable en este aspecto.

El titanio es paramagnético, es decir, es sólo levemente atraído por los imanes, de modo que no es un peligro ni siquiera en ese aspecto.

Como dato curioso, hace unos meses, en Estados Unidos, los perros de la policía recibieron una nueva arma: colmillos de titanio. Todo esto con el fin de combatir con más eficiencia la delincuencia.


Grupo
4
Periódo
4
Bloque
D
Categoría
metales de transicion